Fronteras

Leo con alborozo poco contenido que los presidentes de Castilla-La mancha y de Castilla Leon se han reunido en zona fronteriza (Talavera de la Reina) para facilitar el intercambio de servicios en las zonas limítrofes de las dos comunidades. Según dicen la nota "Ambos resaltaron la necesidad de superar fronteras".

Soy perfectamente consciente de que las buenas intenciones y las buenas palabras no constituyen la confirmación de una buena acción y mucho menos tratándose de políticos pero hoy me siento optimista y de pronto me da por pensar que tal vez en un futuro más o menos próximo todo nuestro mundo sea mucho mejor.

Seguro que quien me lea me tachará de insensato pero ¿quién me quita a mí la esperanza de que algún día las fronteras entre Castellanos-Manchegos y Castellanos-Leoneses se diluyan como azucarillo en agua?. Tal vez nosotros no lo veamos pero al menos las bases están puestas y puede ser que las próximas generaciones si que lo consigan. A duras penas puedo imaginar un mundo en que los toledanos de Sotillo de las palomas puedan sentirse en la abulense Mijares como si estuviesen en su mismo país pero todo llegará porque no hay quien detenga al progreso. La unión de todos los humanos en esta nuestro planeta-casa se está gestando y comienza en estos pequeños gestos.

Porque estas noticias aparentemente sin importancia pueden abrir puertas a muchas otras. Por ejemplo, una vez que las fronteras entre Castilla-La Mancha y Castilla-León sean superadas ya nada impide que la comunidad de Madrid y Extremadura abran líneas de comunicación. Ya sé que a veces peco de demasiado optimista pero es que la expectativa de viajar desde Madrid a Cáceres sin cruzar fronteras me entusiasma.

Desde que he leído la buena nueva no hago otra cosa que arrojarme cubos de agua fría para refrenar mi entusiasmo. Soy consciente de que la superación de fronteras siempre tiene que luchar con efectos colaterales indeseables. No son pocos en Albacete los que recelan de la posible avalancha de fontaneros sorianos que les dejen sin trabajo. Tampoco en Zamora están muy por la labor de acoger a los inmigrantes Ciudad-Realenses atraídos por el efecto llamada. Habrá que recorrer un buen trecho hasta que las diferentes culturas puedan convivir pero tengo la certeza de que tarde o temprano alguien descubrirá que, aunque hoy día nos pueda parecer inconcebible, los zarajos conquenses podrán ser acompañados de un buen vino de Toro.

Así pues, hoy son Castilla-La mancha y Castilla-Leon pero mañana serán Asturias y Cantabria y pasado, quien sabe, Andalucía y Extremadura. Desde aquí os digo que veo un futuro no muy lejano donde un hombre será igual (o al menos parecido) sin importar el hecho de que haya nacido en Almendralejo o en Dos Hermanas, en Alcobendas o en Mieres. Donde un Mostoleño de bien pueda trabajar en Seseña sin miedo a sentirse perseguido ni “ilegal” y donde, a diferencia de mi caso, un Sevillano no tenga que pasar Despeñaperros en patera para conseguir fundar una vida en la capital. Quién sabe si, en el colmo de la integración, un ministro pueda cazar en Jaén con la misma licencia que le permite cazar en Toledo.

Es un solo un pequeño paso en la dirección correcta pero ya se sabe que un gran viaje comienza siempre por un paso. Un proverbio por cierto que con muy pequeñas matizaciones es propio de África, China, América y Europa. Porqué, al fin y al cabo todos somos muy parecidos por más que nos empeñemos en crear divisiones artificiales. Hoy, en Talavera de la Reina, dos políticos han comenzado la demolición de esas barreras anti-naturales. Mañana, Toledanos y Abulenses, Albaceteños y Sorianos, Vallisoletanos y Conquenses podrán mirarse a la cara y disfrutar algo más del hecho de ser diferentes pero iguales. A quien le tocará mañana?.

9 comentarios:

GenX dijo...

jajajaja Muy buena ironía. Cómo exageran los políticos...

Miroslav Panciutti dijo...

No por usar la ironía, estimado señor, logrará colar su insidiosa intención de uniformarnos y hacer desaparecer las señas identitarias de los pueblos. Algunos, como el chipuno al que me honro pertenecer, requieren ser protegidos mediante fronteras de todos tipos de la sinvasiones foráneas que buscan desnaturalizarnos. Esa engañosamente bienintencionada confraternización universal esconde el colonialismo y explotación de los de siempre. No han de ir por ahí los tiros, caballero.

Aquilino Jambón; asesor ideológico del Partido Identitario Chipuno (PICHi)

aguardentero dijo...

eh, eh, eh, vecinos sí, pero guardando las distancias (las fronteras), que su discurso desprende un tufillo a...

vamos hombre, hasta ahí podíamos llegar,

salud,

pacopepe dijo...

Al hilo del post me surge una duda: si, por ejemplo, un ministro está cazando en Villadecaza de Arriba con licencia pertinente del municipio, y viene una perdiz volando alegremente desde Villadecaza de Abajo, el cazador-ministro dispara y la perdiz cae en Villadecaza de Arriba... esto es legal?

Y si la perdiz cae en Villadecaza de Abajo? Es legal o ilegal?

Pero, lo más importante, qué ocurre si la perdiz estaba empadronada en Marbella?

Mierda, yo con esto de la caza me lío....

Inés Perada dijo...

Es lo que tiene el dividir un país en 17 comunidades con unas diferencias sustanciales en temas como sanidad, educación, empleo, subvenciones, derechos...¿sigo?

Salud.

Cristina dijo...

Un placer seguir leyéndote, como siempre

Besos, Kandralin*

Carlos Tdl dijo...

Enhorabuena por el blog. He llegado a él a través de foroderelojes y me ha hecho especial gracia que para ilustrar una entrada hayas utilizado el video del dewitt que realicé para mi web www.tiempodelujo.com

Un saludo

TitoBeno dijo...

Carlos,

curioso que vengas de un foro de relojes. Intuyo por tu amable comentario que no te importa que use el video. Si no es así me lo dices y lo elimino.

saludos

Ventura dijo...

Te visito con alguna frecuencia, aunque creo que no he comentado nunca.
Me ha gustado mucho el tono irónico del post y su absoluto sentido común.
¿Te importa que lo haga llegar a algunos de mis amigos? Citando la procedencia, por supuesto.