El macho alfa en brazos de la mujer madura

Hace unos días un amigo me invitó a salir a tomar una copilla junto con un grupo. Ellos iban a cenar antes y después irían a un sitio del que yo había oído hablar a veces ya que es bastante conocido pero en el que yo jamás había estado. Como es habitual, decidí saltarme la cena y asistir directamente al sitio de copas y me encontré con que, aunque sabía más o menos donde quedaba el garito en cuestión, no conocía la dirección exacta. La solución: “San Google bendito”. Metí el nombre en cuestión y como es normal salieron cientos de resultados. Comenzó ahí una sesión de investigación “fascinante”.

Parece ser que ese sitio levantaba pasiones de todo tipo porque me encontré varias páginas en las que se daban opiniones. Una de ellas, muy curiosa desde el punto de vista sociológico, era un blog donde los comentarios se centraban en el hecho o no de que fuese un garito frecuentado por futbolistas. Parece ser que eso le otorga un caché distintivo a un sitio de copas. De hecho las opiniones negativas no incidían en lo absurdo de que un sitio sea mejor o peor por el hecho de encontrarte en él a un futbolista sino más bien en el hecho de que los futbolistas que asistían eran de la cantera madridista lo cual es una terrible desilusión ya que no dejan de ser jugadores de segunda B. Una chica, con vista de lince e instinto inversor evidente, llegó a puntualizar que es precisamente cuando un futbolista está en la cantera cuando es “ligable” porque cuando sube al primer equipo ya se vuelve inaccesible. Le auguro un provechoso futuro a la niña.

Otras opiniones (por cierto, la mayoría negativas) hablaban del hecho de que era caro, de que los porteros eran mal educados y arbitrarios (donde vamos a llegar, un garito con porteros maleducados….) o de que era carísimo. No obstante, lo que de verdad me hizo gracia fue un foro donde se hablaba de este sitio como uno de los muchos donde acuden “maduritas”. Como ya he confesado en más de una ocasión, yo he sido siempre un amante de la mujer madura. Otra cosa es que ahora la mujer madura sea a veces menor que yo. El caso es que en estos foros se hablaba de un tipo de mujer madura especial. Se trata de la mujer de treinta y tantos o cuarenta, buenorra, con un mercedes descapotable y un ático en un buen barrio de Madrid y que en cuanto ve a un chaval de dieciocho a veintipocos años se tira directamente a por él metiéndole mano. Para terminar, parece ser que estas tías buenorras no solo se tiran al chaval sino que despues les hacen el desayuno con amor maternal y les dan las llaves del descapotable y pasta para que salgan con los colegas.

He de reconocer que me intrigó bastante este prototipo de mujer que, puedo dar fe, cuando yo era un ventiañero nunca me encontré. Por supuesto que me encontré a mujeres maduras muy similares a Kim Bassinger que nada más verme entrar por le puerta me metían mano y si bien es cierto que tenían un pedazo de Mercedes en la puerta, jamás de los jamases fue descapotable. Seguí investigando por los foros conectando puntos y ya en este caso mi investigación se centraba mucho más en las historias de ligues con maduritas que en el garito en cuestión. Descubrí una larga lista de sitios (algunos de ellos los conozco) donde efectivamente según los múltiples comentarios y experiencias de los foreros, abundan las mujeres maduras buenorras que al ver a un chavalin se deshacen como mantequilla. De hecho, si hacemos caso a los comentarios de los foros (y nada hace pensar que no sean absolutamente ciertos y fidedignos a no ser que seas particularmente desconfiado) parece ser que si tienes veinte años es muy habitual que una “vieja” de treinta y tantos se te siente encima de las rodillas y te meta mano de forma descarada . No sabe uno si sentir envidia o alivio al no ser protagonista de tan comprometedor y vergonzoso espectáculo.

No me hicieron gracias algunas referencias de estos chavales a los viejos. Como “pureta” de más de cuarenta considero ofensivo que se defienda que las mujeres de cierta edad están hartas de los “tios viejos con barriga a los que no se les levanta”. Esta es una de las razones principales, según parece por la que los chavales de veinte años están tan solicitados entre las mujeres maduras ya que es imposible resistirse a su brío y potencia juvenil. Uno de ellos incluso aportaba un dato revelador. Con dieciséis años es obvio que produces el mismo efecto entre tus profesoras y las madres de tus amigos (no sé yo este chaval admitía que sus amigos produjeran el efecto en su madre) pero tienes un problema que es tu inexperiencia. Ya con dieciocho la cosa cambia y a la potencia adolescente se une el “expertise” en las artes amatorias lo que te hace definitivamente irresistible.

Esto de la chulería del experto es quizas lo que más diferenciaba a las fantasías de "mi época" con maduras. Cuando yo era un chaval nuestras fantásias eran del tipo "en brazos de la mujer madura" donde la mujer en cuestión nos veía como unos chiquillos dulces y se apiadaban de nosostros enseñandonos algunos de los secretos de la vida. Estos chavales de los foros no. Estos tíos con veinte años le enseñan a estas viejas lo que es bueno porque, es obvio, hasta ahora no sabían lo que era estar con un chaval como ellos.

Por supuesto, tomé conveniente nota de todos esos sitios donde las maduritas van a “follarse vivos” a los jovencitos. También decidí comenzar inmediatamente un tratamiento de rejuvenecimiento intensivo para ver si puedo pasar por un chavalin. En el peor de los casos puede que haya alguna mujer que cuando salga de caza no de con una pieza joven y me elija a mí como segunda opción.

Cuando ya me estaba cansando un poco de la historia de las maduritas al comprobar como, por una casualidad del destino, todas las experiencias de estos chavales con las "maduras salidas" se parecían unas a otras como gotas de agua di con un foro que me apunto para posteriores visitas y que es una mina. Se trata ni más ni menos de un sitio donde se analizan las técnicas para ligar. Pero que nadie crea que se tratan de historias del tipo “pues al final me follé a esa y a su hermana”. No. En este foro se trataba el asunto seria y concienzudamente desde un punto de vista científico. Basado en un best seller (según parece) sobre un método para ligar, los componentes del foro se expresaban en una jerga propia trufada de acrónimos y palabros técnicos. Podriamos decir que el objetivo del Aven es conseguir abrir un set con una TB8, conseguir un CCT para atacar en el D2 y finalizar exitosamente superando el RUM.

Por si alguien no ha entendido (así os va como os va…) el Aven es el master del universo que ha encontrado el secreto del ligue. No sé si viene de “aventajado” pero significa algo así como “el puto amo”. “Abrir set” creo que es entablar conversación o iniciar contacto. La TB8 es una tía buena de grado ocho (creo que la escala va de cero a nueve pero tengo que investigar más). El CCT es el “cierre con teléfono”. En esta nueva técnica avanzada el objetivo parece ser conseguir el teléfono de la víctima (la TB8, que no os enteráis). Esto me da a mí un ligero tufillo a origen americano porque allende los mares parece que tienen cierta fijación con esto de conseguir el teléfono de una chica. Por último, el D2 es el día dos y el RUM es la “Resistencia de Último Momento” que es algo así como el “Yo no debería estar haciendo esto” de la chica cuando ya estas a punto de consumar.

En mi curso intensivo de técnica avanzada de ligar (ya se me hacía tarde) intenté interiorizar los conceptos básicos de la técnica científica para ligar. Lo importante era hacerte pasar por un “macho alfa” (el líder de la manada) de forma que la TB en cuestión te encontrase irresistible. Afortunadamente para mí (que como ya he dicho muchas veces ligo menos que los gases nobles) en el foro había lo que ellos llaman “informes” que no son sino la descripción pormenorizada de proceso de ligoteo. O sea que esta gente sustituye el famoso “cuenta, cuenta…” por el “a ver, quiero ver un informe por duplicado encima de mi mesa y es para ayer”. Lo más interesante de los pocos informes que leí (estuve a punto de pasar de ir al garito en cuestión y quedarme investigando) era la descripción de las conversaciones donde quedaba claro que estos tíos eran auténticos “Aven”. Incluso muchos de ellos transcribían directamente las conversaciones del msn. Después del informe, los posts de los más experimentados comentaban el caso desde un punto de vista científico ilustrándonos a los novatos.


- Hola
- Hola
- Sabes?, me encantaría que me contases tu historia.

Bien, aquí nos encontramos con la típica apertura de valor donde nos posicionamos como alguien original a la vez que le damos la oportunidad de sentirse especial.


- Tu eres una estrella y conmigo brillarías más.

Bueno, este es un típico caso de recompensa donde además aportamos valor positivo destacándonos claramente como machos alfa

¡Cuanta sabiduría!. ¡Si yo hubiese conocido esta ciencia!. Otro gallo me hubiese (o hubiera) cantado. Una perla que se me quedo grabada y jamás olvidaré (lo trasncribo tal cual para que el mensaje no pierda su valor intrínseco):

- “No olvidarse ke es importante descrivirse como un tio educado y culto y saber manejarse con un lenguaje chulifresco”


He descubierto con desolación que yo jamás me he “descrivido” con lenguaje chulifresco.

Después de la avalancha de información y conocimientos con evidente base empírica me dispuse (me disponí vaya…) a irme al garito en cuestión. Nada más entrar, antes incluso de buscar al grupo de gente con el que había quedado busqué con la mirada a ver si había alguna madura tipo Kim Bassinger metiéndole mano a un chaval pero no la encontré. No me extraña porque en la puerta no llegué a ver el descapotable. Imagino que ya se lo habrá llevado a su ático para follárselo, prepararle el desayuno y darle un dinerillo para sus gastos. Cuando vi al grupo junto a otra mucha gente que no conocía descubrí a una chica con la que he hablado varias veces y fui directamente a saco:

- Oye, eres alguien que merece ser conocida. Cuéntame tu historia.
- Ja, hoy estás más raro de lo normal. ¿O es que has bebido?.

Maldición, nadie me hablo del RPM (resistencia del primer momento). Eso me pasa por lanzarme a la práctica sin dominar la teoría.

Al poco tiempo hice una rápida inspección del local y me encontré con un grupo de chavales de unos veinte años, que parecieran vestidos por el estilista de operación triunfo, oteando el horizonte. Pensé en los foros e imaginé las historias (perdón, informes) con las que vacilarían al día siguiente. O tal vez simplemente eran víctimas de esos foros. De hecho hace tiempo que observo que la cantidad de chavales jovencitos que asisten a estos sitios de gente madura (o de viejos según ellos) crece exponencialmente. Como esto siga así no se si va a haber maduras buenorras con descapotables para todos.

En una ocasión cuando iba a por una copa escuché como uno aseguraba que la rubia de la minifalda le había fichado. Casi me atraganto al comprobar que la rubia a la que se referían era la novia del amigo que me había invitado. Será chulifresca!. En cualquier caso, volví a observarlos y si digo la verdad, más que machos alfa a mí me resultaron hombres en versión beta.

Carta abierta al sector primario

Querido sector primario,

váyase usté a esparragar si es que recuerda que es eso.

Atentamente,

Titobeno.

PD: Como a lo mejor le parece a usted (o usteda que defendería la ministra Aido) un poco borde y poco razonada esta carta quisiera explicarla.

Ayer alguien me contó que había comprado fruta barata en pleno Paseo del Prado de Madrid. Parece ser que su pretensión es protestar por los márgenes abusivos que los intermediarios aplican a sus productos. Para ello se los ocurrió vender frutas y hortalizas al precio al que a ellos le compran en el campo.

Es una queja tan repetida y tan bien expuesta que lo normal es coincidir con ella. Eso sí, cuando digo "bien expuesta" me refiero a que es muy conveniente a su postura no que sea correcta. Hace un tiempo conocí de primera mano a alguien que tenía dos fruterías y que no hace demasiado tuvo que cerrar una por esto de la crisis. Hablando con él me di cuenta en lo falaz de los argumentos de los agricultores. He de decir aquí que yo sé lo que es la agricultura. Mi dos abuelos tenían tierras, mi padre se crió entre grano, uva, olivas y ganado y tres tíos míos (jubilados ya) aún tienen y han vivido de ello. También pasé veranos de mi infancia en pueblo de agricultores y estoy bastante familiarizado con los trabajos del campo. Tanto con los duros trabajos de antaño (siembra, arado, cosecha, trillo, venteo, etc...) como con los no tan duros de ahora (semanas sin dar palo al agua y trabajos hechos por máquinas y a veces subcontratados).

Una cosa tienen en común todos los agricultores (y aunque conozco menos el sector, los pesdcadores tambien) y es su propensión a la queja externa. Otra cosa es que te reconozcan el petit comité que se vive bien de ello. Se quejan si no llueve y si llueve. Se quejan si hay buena cosecha porque bajan los precios y si no la hay porque no la hay. Se quejan de que las ayudas por sembrar no suben o porque van a desaparecer las ayudas por no sembrar. Y sobre todo se quejan por el tema de los precios. "Como puede ser que a mí me paguen a 20 céntimos el kilo si despues en el Carrefour cuestan a un euro". Lo que no suelen decir estos señores es que gracias a la increible política agraria de la comunidad económica europea (gentileza de nuestros vecinos franceses), el campo es la actividad más subvencionada que existe hasta el punto de que en muchos casos la subvención es el único fin de la siembra. Hace un tiempo se hizo famoso el asunto de lino pero es algo que ocurre en muchos otros productos.

Que la cosa está jodida es cierto pero yo les propongo una cosa a esos señores que ayer estaban en el Prado. Aprovechando que la cosa esta mal pueden echar un vistazo a los locales que hay por allí por el Prado, tal vez puedan alquilar un buen local que como ustedes ya sabrán estan muy bien de precio, más tarde, dediquen dos meses pagando alquiler a la reforma y mobiliario que, seguro que lo saben tambien, suele salir baratita, luego paguen ustedes licencia de apertura, seguros, contribución urbana, vado si necesitan aparcar el camión para descarga, paguen el camión y el gasoil, las cámaras frigorificas y la energía, el gasoil para el camión a precio de gasoil real, no a la mitad de precio y a alguien para que les ayude por no hablar de gastos varios como bolsas, estanterías, cierres y empresa de seguridad, básculas, etc....

Despues se pueden ustedes levantar todos los días a las tres de la mañana para irse a Mercamadrid o, si lo desean, vayansé ustedes a sus tierras y a su naves a recoger el género. A las siete de la mañana, cuando lleguen a su local, descarguen el camión y coloquen con mimo las frutas y hortalizas desechando aquellas que tengan motitas o fallos (más vale que a sus hijos les guste la fruta "madurita"). Tiré usted la fruta que lleve más de cierto tiempo a la venta y cuando lleve usted seis o siete horas en pie, entonces, abra la tienda y comience su jornada laboral. Atienda a sus clientes, haga repartos, pele y trocee la fruta para los más exquisitos y en definitiva, tenga usted abierta su tienda hasta las ocho o las nueve de la noche porque la gente tiene que comprar cuando sale del trabajo.

Y entonces, sólo entonces, aplique usted lo que llama "precio justo" y cobre el kilo de patatas a quince céntimos que es lo que le pagan a usted. Pero recuerde que, cuando no llegue a fin de mes o pierda dinero no podrá pedir que lleguen las ayudas, ni que le paguen por quedarse en casa porque hay pocas sardinas o no llueve y tendrá usted que pagarle al señor Gallardón un doscientos por ciento más de impuestos y si no paga le embargan.

O eso, o se tira usted la mañana durmiendo, despues de comer se va al casino a echar su partidita, dedica una media de quince días al año para sembrar, arar, abonar y cosechar la tierra y rellenar los impresos para las subvenciones y una o dos veces al año se levanta temprano, le echa gasoil industrial a mitad de precio a su coche, se va usted a la capital, monta un puesto por la cara en el mejor sitio de la ciudad y vende los pepinos a lo que le da la gana y critica a los intermediarios que se hacen rico con su sudor.

y uno a ná

Hace años me contaron un chiste que me sigue haciendo gracia cada vez que lo recuerdo aunque últimamente no tanta. Para no hacer más largo de lo habitual el post lo resumiré: Tres hermanos reciben en herencia catorce hectáreas de terreno pero no saben como repartir catorce entre tres. Para ello llaman al “listo” de la familia que ha estudiado “exactas” en la capital. El tipo se pone a hacer operaciones y después de rellenar decenas de folios llega a una conclusión: “ya está, catorce entre tres. Dos a siete y uno a ná”.

Este chiste se puede usar como metáfora o ilustración para muchos aspectos de la vida. A mí siempre me recordó la forma de repartir la riqueza en el mundo. También para simplificar la doble moral que todos practicamos. Esa doble moral que nos hace promulgar valores tan bonitos y loables como la solidaridad mientras que no aceptamos el más mínimo sacrificio. Un amigo mío solía decir que él defendía eso del cero coma siete por ciento siempre que fuese el cero coma siete de los demás. Es, ni más ni menos que lo que defendemos la mayoría. Todos sabemos y condenamos las barbaridades que se hacen en muchas zonas del mundo simplemente por el control de determinadas materias primas. La cuestión es quien aceptaría el más mínimo sacrificio para subsanar estas injusticias. La práctica dice que muy poquitos.

Últimamente con esto de la crisis la famosa división del experto del chiste se ve aún más evidente. No hace mucho, en una conferencia de un premio nobel (Paul Krugman), el tipo dijo lo que muchas veces hemos pensando todos (al menos todos los que piensan sobre esto) y es que la salida de la crisis será particularmente dolorosa en España porque este país había vivido durante años por encima de sus posibilidades y gastandose lo que no tenía. La solución que daba el tipo era tan simple como ingenua: tenemos que renunciar a una parte de nuestra riqueza. Lo que venía a proponer era una reducción de margenes empresariales y sueldos de un quince por ciento anual durante dos años para aumentar la productividad. Nuestra productividad es una de las más bajas de la OCDE y sólo hay dos formas de reducirlas: echando a gente a la calle o reduciendo nuestros ingresos. Desde un punto de vista solidario pareciera que lo mejor sería que todos renunciaramos a un poquito para evitar que una parte (parte por otra parte nada despreciable) renuncie a casi todo.

Cada vez que se plantean estas cosas surge el rechazo general con excusas de todo tipo. Normalmente lo que se hace es echarle la culpa a los demás. A los especuladores (al fin y al cabo nadie ha invertido nunca), a los bancos que regalaban el dinero (porque nadie pidió esos créditos, por supuesto) a los que se aprovecharon de la burbuja inmobiliaria (que ultimamente parece que nadie especuló con pisos), a los empresarios que se han hecho multimillonarios a base del duro trabajo de sus empleados, al vecino de al lado, al gobierno, a los americanos, etc..

Desde hace unos meses conozco varias empresas en las que se ha propuesto una congelación o una reducción de sueldo para poder sobrevivir y mantener los puestos de trabajo. En todas sin excepción se ha rechazado la propuesta. El resultado es que, o desaparece la empresa o se tiene que echar a gente a la calle. Parece bastante evidente que cuando la tarta pasa de ventiuno a catorce, la mayoría piensa que la mejor forma de hacer el nuevo reparto es que dos sigan con siete y uno se quede con nada. De momento ya casi llevamos cuatro millones de estos últimos.